Mujer Hoy
guapabox Alta cosmética para
probar, aprender y disfrutar

Mascarilla Facial Purificante (2 x 8ml)

Mascarilla Facial Purificante (2 x 8ml)
La Albufera

Un producto 100% natural, artesanal, sin químicos ni aditivos, que, gracias a la eficacia combinada de sus activos, limpia en profundidad, purifica intensamente y regenera la piel. Sin perfumes y rica en aceite de germen de arroz (de poder extraordinariamente reparador gracias a su altísimo contenido en vitamina E) y arcilla verde, un componente natural que elimina todo tipo de impurezas y células muertas a la vez que ayuda a reducir los poros y mejorar granitos.

El producto

Un producto 100% natural, artesanal, sin químicos ni aditivos, que, gracias a la eficacia combinada de sus activos, limpia en profundidad, purifica intensamente y regenera la piel. Sin perfumes y rica en aceite de germen de arroz (de poder extraordinariamente reparador gracias a su altísimo contenido en vitamina E) y arcilla verde, un componente natural que elimina todo tipo de impurezas y células muertas a la vez que ayuda a reducir los poros y mejorar granitos.

Consejos de uso

Una vez a la semana aplicar una generosa capa de producto sobre el rostro con un ligero masaje. Una vez seca, dejar actuar de 5 a 10 minutos. Aclarar con agua tibia. No aplicar sobre mucosas, heridas abiertas, ni en niños menores de 2 años. Evitar el contacto con los ojos.

Ingredientes

Aceite de Germen de arroz, cera de arroz y arcilla verde.

Más información

La Albufera es una marca española de cosmética natural que nace en enero de 2015 para desvelar uno de los secretos mejor guardados de la naturaleza, el Aceite de Germen de Arroz. El descubridor de este maravilloso Aceite de Germen de Arroz se crió y creció entre molinos y montañas de arroz. Su juego preferido era hundirse en las montañas que se formaban con el deshecho del arroz una vez era procesado en el molino. Ya por aquel entonces, se dio cuenta de que cada vez que jugaba en el arroz, su piel estaba muy suave. Y empezó a preguntarse por qué. Esa inquietud creció con él hasta que por fin decidió investigar. Después de mucho esperar y desesperar y de mucho tiempo de incansable desarrollo e investigación, consiguió la primera esperada y deseada gota de Aceite de Germen de Arroz cuando ya estaba a punto de tirar la toalla. Después de esta ardua tarea, consiguió lo que buscaba: obtener un producto cosmético artesanal, sin químicos, ni aditivos… 100% natural.