Mujer Hoy
guapabox Alta cosmética para
probar, aprender y disfrutar

Descubre los diferentes tipos de autobronceador

¡Hola guapa! Como ya debes saber, en tu Guapabox de abril hemos incluido la Loción Autobronceadora de St. Moriz, con la que conseguirás ese precioso tono dorado como recién llegada de tus vacaciones en la playa. Una solución perfecta para estar bronceada todo el año sin exponernos a los riesgos de los rayos del sol. Hoy queremos hablaros de los distintos tipo de autobronceadores para que puedas decidir el que mejor se ajusta a tus necesidades.

Según el formato de autobronceador

- Spray: es muy sencillo y rápido de aplicar. Cuenta con la ventaja de que no necesitamos un guante para aplicarlo y se seca muy rápido, así que podrás vestirte inmediatamente después de su aplicación. Debes tener precaución de que no entre en los ojos y asegurarte de que llega a todos los rincones para evitar un efecto parches.

- Mouse: también es un formato muy sencillo de utilizar, ya que su textura en mouse hace muy fácil extenderlo por todo el cuerpo. Eso si, debe hacerse siempre y sin excepciones con la ayuda de un guante aplicardor, de lo contrario la palma de las manos quedará completamente teñida en un tono muy oscuro y muy poco favorecedor.

- Loción, crema o gel: con este tipo de formatos siempre se consigue un bronceado más intenso. Además, su principal ventaja es que no solo aportan un precioso tono dorado sino que también hidratan la piel profundamente. Tardan el absorberse un poquito más que los sprays o la mouse pero, también suelen ser de absorción rápida.

- Aceite seco: con este tipo de producto el bronceado que conseguimos es mucho más suave y natural, y al contrario de lo que pueda parecer no son nada grasos y se absorben rápidamente. Sus principales ventajas, hidratan la piel en profundidad y le dan un aspecto muy luminoso.

Según el efecto conseguido

- Bronceadores inmediatos: Son como un maquillaje para nuestra piel porque el efecto es instantáneo y se elimina bajo la ducha. Ideales para eventos puntuales en los que quieras lucir un bonito bronceado. Tranquila porque sus fórmulas están especialmente pensadas para que no manchen la ropa.

- Bronceadores graduales: son aquellos más conocidos, aquellos que van revelando su color con el paso de las horas. Si quieres mantener el bronceado o que sea más intenso puedes repetir la aplicación cada 4 o 5 días.

- Bronceadores graduales con guía de color: son el producto perfecto para aquellas que se están introduciendo en el mundo del autobronceado. El efecto es similar a los anteriores, ya que el color también se va revelando con el paso de las horas pero, con la peculiaridad de que cuentan con una guía de color, es decir, también aportan color instantáneo para que sea más sencillo ver en qué zonas te has aplicado producto y en cuales no.

¿Cuál es tu tipo de autobronceador favorito? Si no te decides hazte con tu Guapabox de abril y prueba con la Loción Autobronceadora de St. Moriz.

¡Suscríbete!

Si quieres estar a la última en cosmética, suscríbete y recibe cada mes en tu casa una selección de productos de primeras marcas