*

Mujer Hoy
guapabox Alta cosmética para
probar, aprender y disfrutar

Estos son los 5 errores más frecuentes que cometemos bajo la ducha

¡Hola guapa! Cuando nos damos una ducha estamos eliminando de nuestro cuerpo y pelo la suciedad y las células muertas, al mismo tiempo que disfrutamos de un momento agradable y relajante. Pero, a veces, sin darnos cuenta cometemos errores que pueden causarle daños a nuestra piel y a nuestro cuero cabelludo. Hoy enumeramos 5 de los fallos más comunes para ayudarte a no volver a repetirlos.

1. Ducharse todos los días

Parece que no ducharse todos los días es de personas poco higiénicas o descuidadas pero, nada más lejos de la realidad. Esta costumbre solo sería necesaria en caso de que vivamos en una zona muy calurosa o húmeda, o en caso de que practiquemos deporte a diario. Pero, no hay ninguna razón para la ducha diaria si no realizamos actividad física o si el clima es frío. Y es que el agua es un agente irritante, volviendo la piel más seca e impidiendo la generación de su barrera protectora natural. Un día sí otro no sería más que suficiente.

2. Poner el agua demasiado caliente

Sobre todo durante el invierno, el cuerpo nos pide poner la temperatura del agua bien caliente. Pero, es una costumbre muy dañina para la piel, ya que elimina la barrera de grasa natural y se vuelve más seca y tirante. Lo ideal es que el agua esté templada, y eso supone ponerla entre 35 y 37 ºC.

3. Lavar la cara con agua muy caliente

La ducha es el momento perfecto para hacer una limpieza en profundidad del rostro o exfoliarlo. Pero, hacerlo con agua demasiado caliente o a demasiada presión puede hacer que el aspecto del cutis se deteriore. Así que bajo unos grados la temperatura del agua y evita que caiga directamente sobre la cara.

4. Un mal orden de limpieza

A veces, limpiamos las diferentes partes del cuerpo en un orden que no es correcto. Como por ejemplo, aclarar la mascarilla capilar después de haber enjuagado el cuerpo. Lo correcto es realizar una limpieza de arriba a abajo, empezando por la rutina completa de pelo, siguiendo por el rostro y, por último, el resto del cuerpo.

5. Creer que la esponja limpia mejor que las manos

Si eres de las que utiliza esponja para ducharse porque cree que así realiza una limpieza mejor… seguramente estés cometiendo un gran error. Una esponja mal lavada y aclarada puede ser un nido de moho, bacterias y hongos que repartes a diestro y siniestro por todo el cuerpo. Lo mejor es usar simplemente las manos, que junto con el jabón ya consiguen una limpieza profunda. Si aún así, prefieres seguir utilizando la esponja, recuerda escurrirla y lavarla perfectamente después de cada uso, y dejarla en un lugar en el que pueda secarse por completo antes de volver a utilizarla.

¿Cuántos de estos errores cometes bajo la ducha? Reconoce que casi todos los has hecho alguna vez. Ahora que conoces de su existencia ya no hay excusa para volver a repetirlo ¡Lección aprendida!

Hablamos de: Cuerpo, Limpieza

También te puede interesar

Ver todos los posts

¡Suscríbete!

Si quieres estar a la última en cosmética, suscríbete y recibe cada mes en tu casa una selección de productos de primeras marcas