*

Mujer Hoy
guapabox Alta cosmética para
probar, aprender y disfrutar

Descubre cuál es tu tipo de piel y cuídala como realmente se merece

¡Hola guapa! Para poder cuidar tu rostro de forma adecuada, primero debes identificar el tipo de piel que tienes. Aunque debemos aclarar que, por lo general, la piel no es, sino que está ¿Qué queremos decir? Pues que tu rostro no tendrá las mismas necesidades si te vas a una paradisíaca playa brasileña con toda esa humedad, que si te vas en modo exploradora al desierto del Sahara.

La piel del rostro te pedirá diferentes cuidados según las condiciones en las que te encuentres, el lugar que visites, el momento del día, el tipo de alimentación que sigas… En definitiva,repetimos para que grabes esto bien en tu memoria: “La piel no es, la piel está”.

No obstante, existe una clasificación de tipos de piel, así que hoy en Guapabox te contamos cuáles son para que puedas darle a tu rostro los cuidados que realmente necesita.

1. Piel normal

¡Enhorabuena! Es el tipo de piel que toda mujer desearía tener. Necesita los cuidados básicos de limpieza e hidratación pero, no requiere rituales muy laboriosos para que luzca perfecta y luminosa. Realiza una exfoliación una vez por semana y asegúrate de aplicar hidratante para ayudarle a lucir así de radiante ¡No necesita mucho más!

¿Cómo identificarla?

Tu piel es normal si el tamaño de los poros es pequeño y si es suave al tacto. Suele tener un tono rosado, y posee buena circulación y elasticidad.

2. Piel mixta

Se denomina así porque este tipo de piel tiene una mezcla entre normal/seca y grasa o con impurezas. Por lo general, es más grasa en la zona T (frente, nariz, barbilla) y es más seca en las mejillas. Limpia siempre tu rostro en profundidad antes de aplicar el resto de productos de cuidado facial y busca hidratantes equilibrantes.

¿Cómo identificarla?

Tiende a tener impurezas y brillos algo grasiento en la zona T, y presenta sequedad y tirantez en la zona de las mejillas.

3. Piel grasa

La piel grasa tiende a generar más sebo del necesario. Las causas pueden ser varias: estrés, cambios hormonales, predisposición genética… Lo ideal es que utilices productos de limpieza anti-bacterianos para evitar la aparición de impurezas e imperfecciones. En cuanto a la hidratación escoge productos que equilibren y controlen la producción de sebo.

¿Cómo identificarla?

Por lo general, el tamaño de los poros suele ser grande. La piel tiene un brillo muy característico causado por el exceso de grasa y tiende a sufrir de impurezas y granitos. Por otro lado, no le salen arrugas con facilidad, no todo podía ser malo.

4. Piel seca

La piel seca carece de hidratación y lípidos. Es más susceptible a los agentes externos y se irrita con más facilidad. Limpia con productos que no sean astringentes e hidrata con cremas que posean aceites naturales. Los sérum son una buena opción ya que la concentración de activos es mayor y le darás una ayuda extra a tu piel.

¿Cómo identificarla?

Se identifica por tener sensación de tirantez y picor. Su aspecto es aspero y descamado, y la sensibilidad a los agentes externos y los cambios de temperatura son más notables.

5. Piel deshidratada

Si, has leído bien, deshidratada, que no es lo mismo que seca. Más que un tipo de piel es un estado de la misma. Esta sequedad circunstancial suele darse por la toma de algún medicamento como antibióticos, carencias alimentarias, abuso de alcohol y tabaco, por aporte insuficiente de agua… Para recuperar el estado normal de la piel, hidrátate por dentro, evita usar geles de limpieza astringentes y utiliza productos específicos para piel deshidratada, que no para piel seca.

¿Cómo identificarla?

Está tensa, tirante y suele padecer descamación. Es fácil de detectar porque no será el estado normal de tu piel, aparecerá por alguno de los cambios que hemos comentado en el párrafo anterior.

6. Piel sensible

Es una de las pieles más complejas ya que es altamente sensible a los factores externos. Tendrás que ayudarle utilizando productos específicos que le proporcionen alivio y que, al mismo tiempo, refuercen su barrera de protección natural.

¿Cómo identificarla?

Desgraciadamente reconocerás este tipo de piel fácilmente porque sus reacciones son bastante molestas. Se irrita, está tirante, pica, se enrojece a menudo y se quema con las exposiciones al sol. Si es tu caso, acude a un dermatólogo para que pueda hacerte un estudio y aconsejarte los mejores productos que más te convengan.

7. Pieles maduras

Con el paso de los años la piel del rostro sufre cambios innevitables: la renovación celular es más lenta, menor producción de colágeno, aparición de arrugas… Por supuesto, una piel madura puede tener características de cualquiera de las anteriores. Tendrás que darle los cuidados necesarios según el tipo de necesidad que tenga pero, además, utilizar productos específicos para la aparición de los primeros signos de la edad.

¿Cómo identificarla? 

Damos por echo que no tendrás ninguna duda a la hora de identificar una piel madura pero, por si acaso, te contamos que percibirás pequeñas líneas de expresión o arrugas, manchas causadas por el sol o falta de elasticidad e hidratación.

¿Ya sabes cuál es tu tipo de piel? Seguro que en Guapabox te hemos ayudado, un poquito, a identificarla con más facilidad. Ahora es tu turno, cuídala como se merece y utiliza productos de belleza que cubran las necesidades de tu rostro.

Hablamos de: Cara, Piel grasa, Piel mixta, Piel seca, Piel sensible

También te puede interesar

Ver todos los posts

¡Suscríbete!

Si quieres estar a la última en cosmética, suscríbete y recibe cada mes en tu casa una selección de productos de primeras marcas