*

Mujer Hoy
guapabox Alta cosmética para
probar, aprender y disfrutar

Mindful eating: hackea tu mente para comer mejor

¡Hola guapas! ¿Conoces el término ‘mindful eating’? Este tipo de estilo de vida no es una moda pasajera sin más, ni tampoco un nuevo tipo de dieta. Este concepto y todo lo que engloba, se ha convertido en la alternativa perfecta para cualquier dieta: comer de forma consciente a través de la atención plena, que es una capacidad mental que tenemos los humanos, de permanecer atentos de manera deliberada en el momento presente.

que-es-y-como-practicar-mindful-eating-1

Así, el ‘mindful eating’ utiliza técnicas de mindfulness, la base de la meditación budista, con el objetivo de practicar la atención plena con la comida y a la forma que tenemos de alimentarnos, haciéndonos más conscientes de los estímulos y las emociones que la comida nos genera y que, muchas veces, nos impulsan a comer más de lo que necesitamos.

Así que, hoy os invitamos a que despejéis vuestra mente, dejéis de estar peleadas con la comida… ¡y que os apuntéis al mindful eating! Os damos las claves para conseguirlo:

1. Antes de nada:

La comida es nuestra principal fuente de energía. Es el combustible que nuestro cuerpo necesita para funcionar, para moverse. Es lo que precisamos para poder caminar, viajar, amar, hacer deporte, salir con amigas, rendir en el trabajo… Necesitas comer bien para estar al 100% en todas las actividades que desarrollas durante el día, para estar al 100% en tu vida. Así que recuerda: no se trata de comer menos o de comer poco, sino de comer mejor.

2. “¿Tengo hambre?”

Lo primero que necesitas es centrar tu atención y detectar cuándo tienes hambre o simplemente tienes el impulso de comer, sea la causa que sea. Aunque, sobre todo al principio, no será una tarea fácil, debes separar el apetito de la compulsión. La sensación física del hambre es un pequeño dolor en la boca del estómago, pero la compulsión puede estar motivada por la ansiedad, por el estrés o simplemente, por la costumbre de comer sin tener hambre al que has habituado a tu cuerpo.

Valora tu grado de hambre del 1 al 10: a veces comemos con los ojos y no con el estómago y pedimos primero, segundo y postre, cuando en realidad ni necesitamos ni somos capaces de comer la mitad de comida.

3. Bebe agua antes:

Antes de empezar a comer, bebe un vaso de agua. Si lo haces siempre, justo antes de comer, tu mente acabará registrando un cambio de actividad. Ese vaso de agua terminará siendo “lo que viene antes de la comida”. Y centrará su capacidad de atención plena en el proceso.

que-es-y-como-practicar-mindful-eating-2

4. Come cómoda:

Sentada, ante un plato y unos cubiertos, con calma y pausadamente, saboreando y masticando bien cada bocado para favorecer la digestión. Así es como sería ideal que comieras cada vez que lo haces: nada de comer de pie, nada de comer delante del ordenador. Apunta además este truco para comer pausadamente: entre bocado y bocado, suelta los cubiertos y déjalos en el plato.

5. No te llenes del todo:

A pesar de lo que podamos llegar a pensar, no es bueno quedarse con la sensación de pesadez que deja una comida copiosa en un estómago lleno. Entre un 1 y un 10, procura que el “lleno” de tus estómago sea un 7.

6. No te saltes comidas:

Cuando tenemos hambre, somos menos capaces de tomar decisiones conscientes, como por ejemplo, elegir la comida y el momento de comerla (si tenemos mucha hambre, nuestra mente optará por alimentos fáciles de procesar y cuyos nutrientes pueda asimilar más rápido (hidratos, grasas…) o por pedirte un dulce de forma urgente). ¿Lo mejor para evitar esto? No saltarte ninguna comida para no llegar con un hambre voraz a la siguiente.

7. Buenos ingredientes:

Comida sana, ingredientes ligeros y sobre todo, alimentos que tengan propiedades beneficiosas para tu organismo, son los que deben definir tu menú cada día.

8. Supera tus creencias limitantes:

Al no ser un tipo de dieta, sino un estilo de vida que te invita a ser más consciente de lo que comes, de cuándo lo comes y de la cantidad en que lo comes, el mindful eating te ayudará a mejorar tu autoestima, ya que cuando más lo practiques, más consciente de tu alimentación serás, menos culpable te sentirás al comer y sobre todo, harás las paces con tu plato y con la comida, dejando de hacer que sean el motivo principal de tus tristezas o tus alegrías. ¡Se acabó el luchar, empieza a disfrutar!

que-es-y-como-practicar-mindful-eating-claves

Hablamos de: Lifestyle, Nutrición

También te puede interesar

Ver todos los posts

¡Suscríbete!

Si quieres estar a la última en cosmética, suscríbete y recibe cada mes en tu casa una selección de productos de primeras marcas