*

Mujer Hoy
guapabox Alta cosmética para
probar, aprender y disfrutar

De morena a rubia y viceversa: cómo hacerlo bien

¡Hola guapas! Hace unos días en París, nos sorprendió ver a dos de las it girls del momento e íntimas amigas, Gigi Hadid y Kendall Jenner, lucir un cambio de look ¡radical! La que siempre había sido rubia (Gigi) se pasó al moreno y la que siempre había sido morena (Kendall) hizo el cambio a la inversa. ¿Qué os pareció el resultado?

como-pasar-de-morena-a-rubia-y-de-rubia-a-morena-3

A pesar de que ahora cada una de ellas ha vuelto a su respectivo color, el cambio se hizo viral y, al igual que casi todo lo que comparten en sus perfiles de redes sociales como buenas influencers, también podría haberse convertido en tendencia. Pero, ¿cómo se hace? ¿Cómo se pasa de rubia a morena y viceversa?  ¿Es saludable para el pelo? Hoy te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tema. ¿Te atreverás?

Lo primero que tienes que saber es que, con cambios tan radicales, asumes el riesgo de que el resultado no sea el deseable. La sensibilización del cabello es también un elemento a tener en cuenta, sobre todo si en vez de hacer el cambio de forma gradual y a lo largo del tiempo, lo haces de la noche a la mañana. Es cierto: no es necesario dejar pasar un tiempo de rigor entre tinte y tinte, pero la textura que tenía un cabello antes de decolorarse (que es lo que hay que hacer cuando una se quiere pasar de morena a rubia) no se recupera tan fácilmente. Del mismo modo que para las rubias que desean ser morenas, se convierte en algo inevitable que el color natural vuelva a aparecer, debido a que el pelo mismo va expulsando el tinte moreno.

De rubia a morena:

Lo ideal, si eres rubia y quieres pasar a ser morena, es que tengas en cuenta las siguientes indicaciones.

1. Precoloración: no debes teñir directamente el cabello, sino que hay que prepararlo con una precoloración, que ayudará a que el color aguante mejor y que no cambie en cuestión de pocos días.

2. Tinte: después de preparar el cabello, ya se puede aplicar el tinte. Lo mejor en este caso no es optar por un color extremo, sino ir oscureciéndolo con colores similares al de origen. Además, sería perfecto que los tintes que uses no tengan amoniaco, para no dañar de más el cabello.

3. Lavado: a la hora de lavarlo, una vez ya de morena, necesitarás utilizar un champú especial para cabello teñido, que haga que tu melena se siga viendo bonita.

De morena a rubia:

¿Y cuáles son nuestras recomendaciones para ti, que eres morena y quieres pasar a rubia? ¡Atenta!

Este cambio es, de los dos, el más arriesgado, debido que implica una decoloración previa del cabello que, como hemos visto, puede afectar a su textura y sensibilidad.

1. Decoloración: antes de pasar del moreno al rubio radicalmente, date mechas o reflejos que te aclaren de seis a siete tonos. Este proceso es necesario, aunque implica “borrar” los pigmentos naturales de la cutícula y reemplazarlos por los agentes rubios. Deberás usar mascarillas para nutrir bien el pelo después de todo el proceso.

2. Cambio progresivo: ve ampliando el volumen de las mechas y los reflejos hasta que tengas el pelo preparad para ponerte el nuevo tinte. Cuanto más se aclare el cabello cada vez, menos pasos posteriores habrá que dar para pasar finalmente al moreno, ya que cuantas más veces tengas que acudir a aclararte a la peluquería, más dañarás el cabello.

3. Sin amoniaco, por favor: intenta que los productos que escojas para tu cambio de look no tengan amoniaco. Recuerda, además, si quieres lucir un color impecable, que tendrás que acudir a la peluquería cada mes y medio más o menos, con lo que tienes que contemplar esta parte de “presupuesto” cuando tomes la decisión de pasarte a rubia.

Hablamos de: Celebrities, Cuidado capilar, Peinado

También te puede interesar

Ver todos los posts

¡Suscríbete!

Si quieres estar a la última en cosmética, suscríbete y recibe cada mes en tu casa una selección de productos de primeras marcas