*

Mujer Hoy
guapabox Alta cosmética para
probar, aprender y disfrutar

Charity Pot, la crema que quiere cambiar el mundo

charity_post

Desde su creación en 1995, Lush ha destacado por su fuerte sentido ético e innovador. Reconocida en el mundo entero por sus cosméticos frescos y hechos a mano, la marca británica pionera en belleza solidaria, lleva a cabo una potente acción social a través de sus proyectos, campañas de concienciación y sus productos.

En Noviembre de 2010 y, ante la pregunta, ¿podría LUSH iniciar una transformación en la que se pasara de la adquisición de ingredientes de comercio justo, al desarrollo de acuerdos de colaboración con las comunidades que los producen?, surge como respuesta positiva SLush Fund.

Basada en los tres principios fundamentales de Permacultura (cuidado de la tierra, cuidado de las personas y reparto equitativo), el proyecto SLush Fund recibe un 2% de la cantidad que LUSH invierte en materias primas y envases, y lo destina a iniciar proyectos comunitarios, contribuyendo al enriquecimiento de los ecosistemas locales y a la oferta de alternativas sostenibles a la agricultura convencional.

La inversión realizada hasta la fecha de, más de un millón y medio de euros, ha contribuido al desarrollo continuo de 32 proyectos, en 19 países diferentes.

Los ingredientes procedentes de los proyectos de SLush Fund pueden encontrarse ya en muchos productos LUSH, pero sólo uno de ellos, reúne hasta siete ingredientes solidarios.

Se trata de la nueva fórmula auto-conservante del Charity Pot ( 9,50€ 100gr/ 18,95 € 240 gr), la crema solidaria más emblemática de la marca. Al igual que su predecesora, la loción corporal y de manos  más bondadosa de LUSH, dona cada céntimo de su precio (excepto el IVA) a distintas causas locales cuidadosamente seleccionadas de tipo social, medioambiental y de defensa de los animales que luchan por mejorar el mundo.

“Lo más impresionante de este producto es que nos permite ayudar a asociaciones locales que realmente tienen problemas para encontrar financiación externa y a darles voz a través de nuestras tiendas”, afirma Gloria Pavía, directora de marketing y Comunicación de LUSH en España. “Una de las últimas colaboraciones que hemos realizado ha sido con la Fundación Vicki Bernadet, en contra de los abusos sexuales infantiles en el entorno familiar”, comenta Pavía.

Además de los siete ingredientes de los proyectos de SLush Fund – aceite de palo de rosa de Perú, aceite de ylang-ylang de Swedru (Ghana), aceite de moringa de Ghana, aceite de geranio de Kenia, aloe fresco de Kenia, manteca de karité orgánica de Ghana y manteca de cacao orgánica procedente de comercio justo- esta nueva versión del Charity Pot también incluye ingredientes como el aceite de oliva de comercio justo de la cooperativa de mujeres Sinyanna en Galilea, al norte de Israel.

Simon Constantine, director de perfumes y creativo de compras de LUSH, fue el encargado de crear su fragancia a base de aceites esenciales de geranio, palo de rosa y flor de cananga.

Toda aquella persona que compra un producto Charity Pot apoya automáticamente las iniciativas de SLush Fund y, al mismo tiempo, continúa ayudando a recaudar fondos para las campañas locales que quieren mejorar el mundo. “Me gustaría animar a nuestros clientes a visitar los sitios web de los grupos de campaña y las organizaciones benéficas que apoyamos. Se trata de equipos de personas increíbles con una extraordinaria dedicación a su trabajo que piden a gritos ser escuchados”, afirma Hilary Jones, directora ética de LUSH.

LUSH no recibe ningún beneficio por las ventas, ni siquiera para cubrir el coste de los ingredientes.  “El suministro de materias primas a partir del proyecto SLush Fund supone un gran esfuerzo”, afirma el director de perfumes y creativo de compras de LUSH, Simon Constantine. “Cuando compras el Charity Pot obtienes ingredientes maravillosos cuyo origen realmente se puede verificar”, afirma Simon. “Simplemente compra y disfruta”.

En 2013 se recaudaron más de 3 millones de euros a nivel mundial por la venta del Charity Pot y más de 8 millones de euros desde su creación en 2007.

¡Quién podría pensar que una crema ayudaría a cambiar tanto el mundo!

LUSH tiene hoy en día más de 900 tiendas en todo el mundo y está presente en 51 países. En España cuenta con 11 tiendas, además de la tienda online www.lush.es

 

LOS 7 INGREDIENTES DE SLUSH FUND QUE REUNE EL CHARITY POT

 

Aloe de Kenia

En colaboración con el centro de permacultura Laikipia (Kenia), el equipo de SLush Fund está trabajando con las mujeres para convertir el desierto en una zona verde, introduciendo, además del aloe, plantas nutritivas para mejorar la dieta de hombres y mujeres. Lush compra las hojas frescas de aloe para la nueva formulación de Charity Pot. Las hojas llegan en perfecto estado y se cortan mientras están frescas en la fábrica para extraer el gel. Los últimos fondos obtenidos mediante el programa SLush Fund se han destinado a inversiones para evitar que el aloe sea pisoteado por elefantes y camellos.

 

Aceite de palo de rosa de Perú

El bosque, gestionado por el experto local en Permacultura, Limber Cabrera, se encontraba parcialmente deforestado, con suelo degradado y poca fauna. Para garantizar la viabilidad de la plantación,  se compraron los derechos de la concesión, se echaron a los leñadores y se regeneró la ecología forestal. Para respaldar el proyecto y convertirlo en una iniciativa sostenible, Limber creó una cadena de suministro de palo de rosa sostenible e identificable aprovechando la madera de árboles talados o caídos de forma natural para destilar el aceite de palo de rosa esencial para LUSH.

Moringa de Ghana

En el Instituto de permacultura de Ghana, el cultivo de champiñones y la destilación de aceite de moringa rico en antioxidantes, se realizan de forma conjunta. En este proyecto, SLush Fund contó con la colaboración de Pablo Yeboah, director de la Red de permacultura de Ghana, que descubrió que el serrín inoculado puede utilizarse como sustrato para el cultivo de champiñones, convirtiendo un residuo en un recurso. En la actualidad, los champiñones generan un flujo de ingresos y proporcionan una fuente de alimento.

MANTECA DE KARITÉ

Lamentablemente, la desigualdad de género es un enorme problema en la región de Bongo-Soe. Se espera que la mayoría de las mujeres proporcionen los ingresos necesarios para mantener a sus maridos, además de cuidar a los niños. La Cooperativa Shea ha dotado de recursos a muchos de sus miembros, ya que se gestiona mediante un plan de microfinanciación. Gracias a esta iniciativa, las mujeres tienen acceso exclusivo a un salario propio, en lugar de permitir que sus maridos administren los ingresos que tanto trabajo les han costado.

SLush Fund nos ha permitido facilitar a la cooperativa cocinas solares para tostar las nueces de karité, construir una biblioteca comunitaria y, más recientemente, un vivero de árboles. Gracias al vivero, las mujeres podrán intercalar el cultivo de karité con árboles de anacardo y acacias (una especie fijadora de nitrógeno). Esto contribuirá a regenerar el terreno y, con suerte, dará como resultado un suelo lo suficiente rico en nutrientes para los cultivos alimentarios en un futuro no demasiado lejano.

ACEITE DE YLANG-YLANG: Swedru, Ghana

La adquisición de una granja de Ylang-Ylang en el centro de África fue con la intención de mejorar el suelo intercalando el cultivo de otras especies, dar más trabajo para los recolectores locales y crear un jardín de permacultura.

El jardín se han cultivado una amplia variedad de frutas y verduras en pequeñas parcelas. Las flores de Ylang-Ylang se deben recoger con cuidado durante las primeras horas de la mañana para proceder a su destilación durante las horas siguientes, lo que supone un ingreso por jornada completa para las mujeres. Durante el resto del día, pueden cuidar de sus propios huertos y dedicar tiempo a atender a sus hijos.

ACEITE DE GERANIO: MOOF (Mountain Organic Farming), Kenia

Establecida en la región semiárida de Nanyuki, la granja MOOF está situada al pie del Monte Kenia. La granja actúa como centro de demostración y formación para los 5 grupos de explotación agrícola de las inmediaciones.

Tras descubrir los métodos agrícolas de permacultura, Peter Murage, ha dedicado su vida a enseñar a los agricultores locales a cultivar bosques de alimentos en sus explotaciones, lo que les permite producir anualmente cultivos de alimentos para la familia y cultivos comerciales sin sacrificar unos por los otros.

Lamentablemente, no había mercado para los cultivos de la mayoría de las comunidades agrícolas de Nanyuki. Ante la falta de ingresos, se popularizó entre los jóvenes la tala y quema ilegal de árboles nativos para a vender carbón.

La puesta en marcha del proyecto SLush Fund en esta región, elimina la necesidad de esta práctica no sostenible y proporciona a los agricultores locales acceso a un mercado internacional.

La primera fase del proyecto se inició en diciembre de 2012, con la distribución de 60 000 plántulas de geranio a 60 agricultores, y la formación sobre técnicas de cultivo ecológico impartidas por MOOF. En la actualidad, se destila aceite de geranio Bourbon cultivado orgánicamente en MOOF para LUSH.

Los agricultores reciben un pago por adelantado por las plantas, forman parte de la Mountain Organic Farming Network y asisten a las sesiones de formación sobre permacultura organizadas en MOOF.

¡Suscríbete!

Si quieres estar a la última en cosmética, suscríbete y recibe cada mes en tu casa una selección de productos de primeras marcas