*

Mujer Hoy
guapabox Alta cosmética para
probar, aprender y disfrutar

Los 5 pasos imprescindibles para una buena rutina de belleza

DOCU_GRUPO

Con el paso de los años es importante cuidarnos cada vez con más mimo y tener una buena rutina diaria de belleza. También es imprescindible conocer bien nuestra propia piel, ya que no todas las cremas ni todos los tratamientos nos funcionan igual a todas.

Si quieres estar radiante desde la cabeza a los pies, es importante que sigas estos pasos en tu cuidado diario.

PASO 1: LIMPIEZA FACIAL

Antes de aplicar cualquier tratamiento facial, es muy importante limpiar la piel. Debemos acostumbrarnos a utilizar una leche limpiadora dos veces al día. Una por la noche, para retirar todo el maquillaje y dejar que la piel respire, y otra vez al levantarnos.

¿Qué producto debo utilizar?

Dependiendo de tu tipo de piel, tendrás unas necesidades u otras. Por eso, si tu piel es normal o seca, te recomendamos una leche limpiadora suave, como la de Weleda, o la Loción Tónica Vivificante, ya que es perfecta para todo tipo de pieles la no resecar y purificar la piel al instante.

Para pieles normales con tendencia grasa o pieles mixtas, es ideal la Loción Limpiadora 2 en 1, que limpia y tonifica en un solo paso. Y si tu piel es sensible,  te conviene la Limpiadora Suave de Almendra.

PASO 2: HIDRATAR Y NUTRIR

Una vez que hemos limpiado la piel, ya podemos aplicar nuestro tratamiento habitual. Por la mañana, hay que utilizar una crema de día y otra para el contorno de ojos, mientras que por la noche nos bastará con la crema de noche, aunque con el paso de los años es recomendable utilizar tratamientos más intensivos y específicos como los sérums.

Si notamos que nuestra piel está más reseca de lo habitual, optaremos por un tratamiento intensivo revitalizante. La Mascarilla Alisante de Rosa Mosqueta aporta hidratación al momento y atenúa las primeras arrugas.

PASO 3: CUIDADO CORPORAL

Además de tener una buena rutina facial, debemos ser constantes en nuestro cuidado corporal, ya que a veces se nos olvida que la piel del cuerpo es tan importante como la de la cara.

Hay que hidratar bien nuestra piel tras el baño o la ducha, ya que los jabones pueden resecarla y, sobre todo, mimarla con sumo cuidado si la exponemos al sol.

También puedes utilizar productos específicos si lo que te preocupa es la celulitis, la flacidez o las estrías.

Si eres una apasionada de los ingredientes 100% naturales, te encantará la gama corporal de Weleda, donde puedes elegir entre las Leches Corporales o los Aceites Corporales, pero ¿qué diferencia existe entre ambas?

La gran diferencia radica en la intensidad del cuidado. Las Leches Corporales son una emulsión de aceites vegetales y agua. Por eso son más ligeras y aportan una hidratación inmediata a la piel, dejando una agradable sensación de frescor y de bienestar durante todo el día.

Por el contrario, los Aceites de Weleda están elaborados 100% a base de aceites vegetales puros que nutren intensamente, hidratan en profundidad y reconstruyen la barrera protectora de la piel ayudándola para que por sí misma recupere su equilibrio natural.

PASO 4: SIEMPRE CONTIGO

Con las temperaturas extremas (frío o calor) o por el efecto de la calefacción… nuestra piel puede resentirse a lo largo del día. Por eso, es importante tener siempre a mano una crema que nos ayude a recuperar su óptima hidratación y a regenerarla.

Un producto ideal para ello es  Skin Food, ya que es multiuso y nos ayuda en cualquier situación. Indicado para todo tipo de pieles, tiene un alto poder reparador gracias a su fórmula a base de plantas medicinales y curativa. Sirve para zonas resecas de la piel como los codos, las manos, los pies o los labios.

PASO 5: CUIDADO CAPILAR

Con el paso de los años, nuestro pelo también se resiente, ya que pierde grosor y su velocidad de crecimiento es cada vez menor. Por eso, es imprescindible no descuidarlo y luchar contra su envejecimiento.

Una buena opción es pasar a utilizar una gama capilar libre de sulfatos y siliconas como la de Weleda, aunque hay que tener en cuenta que la transición de un cuidado tradicional a un cuidado natural, necesita su tiempo. Debemos dejar que nuestro cabello se acostumbre y libere todas las sustancias artificiales que durante años hemos acumulado. Tras esos primeros lavados, podremos ver el estado natural de nuestro pelo.

Un buen consejo es cepillarse suavemente el cabello durante 2 o 3 minutos con un cepillo de madera y de cerdas naturales para activar la circulación sanguínea, acelerar su crecimiento, aumentar el brillo y mejorar la salud capilar.

Hablamos de: Arrugas, Cabello, Cara, Cuerpo, Limpiadora facial

También te puede interesar

Ver todos los posts

¡Suscríbete!

Si quieres estar a la última en cosmética, suscríbete y recibe cada mes en tu casa una selección de productos de primeras marcas